jueves. 03.12.2020 |
jueves. 03.12.2020

Luz verde en EE.UU. al “Marlboro del siglo XXI”

Éxito Noticias, 4 de mayo 2019.- Pese a los avances en la lucha contra el tabaquismo, ese es el número oficial de personas que mueren anualmente en Estados Unidos por efecto de los cigarrillos.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) del Gobierno estadounidense ha optado por la teoría del mal menor, aunque reconozca abiertamente que el daño sigue siendo idéntico. Para consternación de la inmensa mayoría de expertos en el sector sanitario, la FDA ha autorizado a Philip Morris Internacional (PMI) la venta en EE.UU. del IQOS, un artilugio electrónico también conocido como “el Marlboro del siglo XXI”, que es la marca con que se comercializará.

PMI, la mayor tabaquera del mundo, introdujo por primera vez este dispositivo en Japón en el 2016. A España llegó ese mismo año y hoy se distribuye en 47 países. Sin embargo, el espaldarazo que supone esta autorización no sólo le abre las puertas a uno de los mayores mercados, sino que le confiere el aura de legalidad.

El IQOS no desprende humo ni deja cenizas. Se acabó el mal olor de la ropa, las quemaduras en las camisas o el peligro de dormirse y provocar un incendio, ironizan sus defensores. A diferencia de los e-cigarettes, su tecnología permite fumar tabaco  por lo tanto, tiene nicotina sin combustión, sin quemarlo, sólo calentándolo, lo que genera un vapor.

“Inhalar sustancias químicas y toxinas en los pulmones siempre supone un riesgo”, apostilló Erika Sward, de la American Lung Association, en declaraciones al The New York Times.

“La decisión del regulador de autorizar el IQOS es un paso importante para unos 40 millones de fumadores estadounidenses”, replicó André Calantzopoulos, director ejecutivo de PMI. “Alguno lo dejarán, muchos más no”, precisó en su testimonio.

¿Dónde está el truco? En una edad de oro para las teorías conspirativas, aquí no faltan los que sostiene que la presión del lobby tabaquero otras compañías están en la cola ha ablandado conciencias. Philip Morris y su distribuidora, Altria, han luchado dos años por esta luz verde, mientras observaban la expansión de los vaporizadores sin tabaco.

La FDA despejó suspicacias y argumentó su decisión en un comunicado. “La agencia determina que autorizar estos productos en el mercado estadounidense es apropiado para la protección de la salud pública. Entre otros factores clave, este producto provoca menores o bajos niveles de algunas toxinas que los cigarrillos de combustión”. No obstante, esta agencia alertó en su razonamiento de que, aunque se permita su venta en el país, esto no significa que sea un elemento aprobado para la salud por la FDA. “Todos los productos de tabaco son potencialmente peligrosos y adictivos y aquellos que no los consumen deberán continuar sin hacerlo”, precisa el comunicado.

Zeller advirtió a PMI que el permiso es revisable en caso de detectar que los menores caen en el tabaquismo por el IQOS.

En las audiencias de examen, la compañía se comprometió a vigilar para evitar esa situación y aseguró que se etiquetará “sólo para fumadores”. Su credibilidad quedó en entredicho en esas jornadas a causa de su historial de engaños para esconder la evidencia de que los cigarrillos provocan cáncer.

“Todo esto es una estafa”, dijo en aquel examen Stanton Glantz, activista antitabaco. “Lo que vemos  indicó es una repetición de los viejos cuentos de los cigarrillos light o bajos en nicotina que, en términos de salud, son igual de perjudiciales”.(La Vanguardia)

Luz verde en EE.UU. al “Marlboro del siglo XXI”
Comentarios