jueves. 03.12.2020 |
jueves. 03.12.2020

"La Dimensión Desconocida": regresa la serie que cambió la ciencia ficción

Éxito Noticias, 26 de mayo 2019.-  Este año volvió la serie La Dimensión Desconocida, presentada y producida por Jordan Peele. Quienes siguen la historia de la serie, saben que esta no es la primera vez que este programa creado a fines de la década del 50 se reversiona. Antes que la "Dimensión Desconocida modelo 2019" estuvo la "Dimensión Desconocida modelo 2002"; antes estuvo la versión de 1981 narrada por Burgues Meredith, y en medio de estas dos versiones, estuvo la película de 1986 producida por Steven Spielberg y con cuatro capítulos dirigidos por John Landis, Joe Dante, George Miller y el propio Spielberg.

Peele es hoy uno de los directores más prestigiosos del género de terror, realizador de la multipremiada ¡Huye! y la actualmente prestigiosa Nosotros. Miller, Dante y John Landis eran tres de los directores más populares de la década del 80 y Spielberg es, bueno, Spielberg. Esto quizás puede empezar a mostrar un aspecto casi único de La Dimensión Desconocida: se trata de una de las pocas series que ha influido tanto en el mundo de la televisión como el del cine, y que ha cautivado tanto a productores de televisión como a realizadores cinematográficos.

De hecho, se ven huellas de La Dimensión Desconocida en todas partes. Fue parodiada varias veces por la series animadas Futurama, South Park y sobre todo Los Simpson, referenciada en un capítulo insólito de la serie adolescente Felicity, y su cortina musical (que refiere siempre a lo extraño) ha sido repetida cantidad de veces en publicidades, programas de televisión y películas de todo tipo.

En tanto su influencia puede verse en programas como Cuentos Asombrosos, Código X, o la actual Black Mirror (que posee, al igual que Dimensión Desconocida, la misma paranoia por los nuevos objetos tecnológicos, el gusto por la construcción de distopías crueles y el mismo discurso panfletario furioso de algunos capítulos).

En cuanto al cine, hay varias películas que parecen haber tomado aspectos argumentales enteros de algunos capítulos de esta serie de los 50-60 (la más famosa de este grupo es Poltergeist, cuyo argumento se asemeja al capítulo Niña Perdida, aunque hay ejemplos mucho más groseros de películas mucho más intrascendentes que ésta). De hecho, no es difícil ver que la serie Dimensión Desconocida influyó en las películas con vuelta de tuerca de M. Night Shyamalan, en el terror fuerte y furiosamente político del mencionado Jordan Peele, o incluso en esa concepción de pensar el terror salido de los apacibles suburbios americanos de las novelas de Stephen King o de los mencionados Spielberg y Dante.

Ahora bien, para empezar a hablar de La Dimensión Desconocida es imposible no mencionar a Rod Serling. Serling fue no sólo el creador de la serie sino también su productor principal, el presentador de cada uno de los capítulos y hasta el responsable de escribir 92 de los 156 capítulos que se exhibieron por la cadena CBS entre 1959 y 1964. Pocas veces en la historia de la televisión el resultado final de una serie recayó tanto sobre una sola persona. Si esto pudo darse así fue por varias razones. Una de ellas es la confianza que la CBS le tenía a Serling como una suerte de genio creativo cuya velocidad para la escritura y su capacidad para elaborar ideas y diálogos ingeniosos al instante lo hacían perfecto para el formato televisivo.

Antes de la serie, Serling había trabajado en decenas de proyectos, y ganado dos Emmys por dos películas que se hicieron por la televisión en vivo: Patterns y Requiem para un peso pesado. Dos dramas angustiantes que cuestionaban de distintas formas el sueño americano y cuya ambición, según Martin Manulis -célebre productor de televisión de los 50- se adelantaba a la televisión varias décadas.

La intención de Serling era, de hecho, no pensar nunca a la televisión con un medio menor, sino incluso como una oportunidad para comunicar temas tabúes y polémicas a partir de ficciones que tenían la oportunidad de llegar a millones de hogares. Uno de sus guiones más importantes, por ejemplo, se titulaba A Town has Turned to Dust (Un pueblo se volvió cenizas). Allí Serling quería narrar la historia real de un joven negro de 1950 que había sido linchado luego de que supuestamente hubiera silbado a una chica blanca. Pero la propia productora CBS (y sobre todo los sponsors) había pensado que contar eso era demasiado deprimente y antipático para el público americano, y decidió reemplazar el Estados Unidos de los 50 por un estado imaginario de 1870, y a la víctima negra por un mexicano.

A Serling le enfureció ese gesto cobarde, pero también le hizo darse cuenta de que si tenía que hablar de cuestiones polémicas en televisión era mediante otras formas que no fueran las directas y convencionales. En algún punto, La Dimensión Desconocida era la oportunidad de Serling de hacer esto disfrazando discursos políticos y sociales particularmente incómodos o una visión del mundo que muchas veces se pasaba de oscura como relatos fantásticos de apariencia lúdica e inofensiva.

Desde este punto de vista, no es meramente una serie sobre historias fantásticas, como pudieron ser más adelante Cuentos de la Cripta o Cuentos Asombrosos. Si bien en algunos casos la serie podía entregarse al juego fantástico por el juego en sí, en otros se develaba la necesidad de un autor de expresar opiniones respecto de temores de la tecnología, el horror a las dictaduras, o el pánico por las consecuencias de la Guerra Fría.

Ya en su capítulo piloto (¿Dónde están todos? –Where is Everybody?-) Serling imaginaba la historia de una persona que se despertaba de un día para el otro en un pueblo donde no había literalmente nadie. Su final amargo y terrible (que prefiero no adelantar), terminaba siendo una expresión de los miedos de Serling de una experimentación científica sin límites éticos y al servicio de un poder inhumano. Dicho capítulo anticipa algunas de las constantes que tendrá la serie a lo largo de sus cuatro temporadas siguientes: planteos atractivos e insólitos, el rechazo al final feliz (no son muchos los episodios que terminan bien), el factor político, y, sobre todo, la vuelta de tuerca sorprendente -y que a menudo guardaban un doble shock: por lo que le terminaban sucediendo a los personajes y por el discurso político o social que encerraban. (Infobae)

"La Dimensión Desconocida": regresa la serie que cambió la ciencia...
Comentarios